miércoles, 30 de septiembre de 2015

Catacumbas de los Capuchinos



Las Catacumbas de los Capuchinos (también llamadas Catacumbas de los Capuchinos de Palermo) son unas catacumbas ceremoniales, situadas en la ciudad de Palermo (Sicilia), en el sur de Italia.


Historia

Las catacumbas están situadas bajo un monasterio de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, que fue originalmente un cementerio en el siglo XVI, y en el que los monjes excavaron criptas subterráneas.


En el año 1599 los monjes capuchinos enterraron a uno de sus miembros llamado Silvestro de Gubbio en las catacumbas. Los cuerpos se deshidrataban y se trataban con vinagre, algunos se embalsamaban, y otros se protegían en urnas de cristal. Después les volvían a poner sus ropas.


En sus orígenes las catacumbas estaban destinadas solamente para el sepelio de los frailes, aunque con el paso de los años las familias palermitanas solicitaron que sus familiares fallecidos fueran depositados en las mismas.


Hoy en día las catacumbas se han convertido en toda una atracción turística por su macabro contenido.


Curiosidades

Uno de los últimos cuerpos en ser enterrados en las catacumbas fue el de Rosalia Lombardo, que contaba solamente con 2 años de edad, y cuyo cuerpo está prácticamente intacto gracias al magnífico proceso de embalsamamiento al que fue sometido por el professor Alfredo Salafia.


Las catacumbas contienen aproximadamente 8.000 momias, y están divididas en secciones: sacerdotes, niños, vírgenes, monjes, profesionales, hombres, mujeres y ancianos .


Personajes famosos enterradas en las catacumbas.

El Coronel Enea Diguiliano.
Salvatore Manzella, cirujano.
Lorenzo Marabitti, escultor.
El hijo del Rey de Túnez, que se convirtió al catolicismo.


Es escalofriante imaginar que en las catacumbas de los Capuchinos en Palermo, Italia, se puedan apreciar -como si se tratara de un museo-, los cuerpos muy bien conservados o momificados de todos aquellos que fueron sepultados ahí.


Impresiona ver el perfecto estado en que se encuentran los cuerpos luego de muchos años -incluso siglos en algunos casos-, ya que las catacumbas datan del año 1559 y le han dado una fama sin igual a dicho convento.


Inicialmente, el descubrimiento sobre el buen estado en el que se encontraban los cuerpos a pesar del tiempo, lo hicieron los mismos frailes en unos cuarenta cadáveres, luego de que intentaran trasladarlos hacia otro recinto en las catacumbas. 


Esto, al parecer, se debía a las condiciones propias del terreno, así como a las corrientes de aire que parecían dar la temperatura y el clima ideal para esta conservación.


También se supo luego, que los hermanos del Convento de los Capuchinos de Palermo habían desarrollado técnicas especiales capaces de embalsamar debidamente a los cuerpos para que su estado de conservación sea el más óptimo.


Uno de los cuerpos que más llama la atención, a la vista de todos los que visitan las catacumbas, es el de una niña de dos años que, debido a todos estos cuidados al momento de ser embalsamada, hoy parece que estuviera durmiendo tranquilamente.


Los cuerpos están totalmente expuestos en hileras como si se tratara de un museo y clasificados en hombres, mujeres, niños, monjes, vírgenes y profesionales. Entre estos últimos podemos ver a soldados, militares y combatientes que incluso se lucen después de muertos con sus uniformes.


Algunos consideran esto como un espectáculo de muy mal gusto, sin embargo, otros piensan que es una manera más digna de exponer a las personas que han pasado a mejor vida y a quienes se les hace un reconocimiento aún cuando ya no estén con nosotros.


Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

1 comentario: